Postales del Camino
Inicio > Extranjeros en el Camino > Los platos típicos que debes probar en el Camino de Santiago

Los platos típicos que debes probar en el Camino de Santiago

17-04-2017

En nuestras redes sociales, sobre todo en nuestro twitter, dedicamos mucho tiempo a ir dejando pequeños consejos gastronómicos. Con nuestro #Gastrocamino pretendemos ir resaltando ciertos platos típicos de las zonas por donde pasan las diferentes rutas jacobeas, que destacan sobre el resto. Hoy hemos decidido reunir algunos de los mejores en un solo artículo, con el objetivo de que todo extranjero que peregrine a Santiago de Compostela se enamore del Camino… por el estómago.

Es cierto que a la hora de hacer el Camino de Santiago existen dos tipos de peregrinos extranjeros: Los que quieren probar todos los platos típicos de cada zona y los que mueven mar y tierra para encontrar gastronomía de su propio país.

Si por algo es conocida España es por su gastronomía. Para probarla no te encontrarás ninguna dificultad. Las regiones que atraviesan las distintas rutas jacobeas están plagadas de ricos platos, postres y vinos. Para los que queréis encontrar comida de vuestra tierra en España, la semana que viene os daremos más recomendaciones como parte de esta sección de Extranjeros en el Camino. Para todos los demás, en este artículo intentaremos resaltar las 10 recetas imprescindibles del Camino de Santiago, muchas se nos quedarán por el camino (nunca mejor dicho), esperamos que podáis perdonárnoslo.

 

Bacalao al Pil Pil

Si haces el Camino del Norte desde el País Vasco, hay muchas recetas que debes probar y el bacalao al pil pil es, sin duda, una de ellas. Está elaborado con cuatro ingredientes básicos: bacalao, aceite de oliva, ajo y pimientos guindillas y la salsa es la protagonista, aportando un sabor extraordinario. Se le llama “pil pil” porque al confitar el bacalao este estalla haciendo un ruido del que se saca la onomatopeya que da nombre al plato.

 

Sopa de Ajo

Castilla y León es el epicentro del Camino Francés. Por sus anchos y largos campos, transcurre gran parte de esta ruta, por lo que tendremos tiempo suficiente de probar muchos de sus platos típicos.

Los ingredientes de esta receta tradicional de origen humilde son caldo, pan (habitualmente pan duro sobrante de días anteriores), huevo escalfado, pimentón, laurel, ajo y aceite de oliva.

 

 

Huevos a la Flamenca

Si hacemos la Vía de la Plata desde Sevilla no nos podemos perder su plato más flamenco. Esta receta contiene huevos, tomates rojos y maduros, chorizo, pimientos del piquillo, guisantes, jamón, judías verdes, cebolla, ajo, y espárragos verdes.

Con todo, los ingredientes de este plato tradicional sevillano suelen variar en función de quien lo prepare, aunque siempre se sirven en una cazuela de barro donde se estrellan los huevos puestos en crudo con las yemas bien separadas.

 

 

Migas a la Extremeña

Ascendiendo por la Vía de la Plata llegamos a la comunidad autónoma de Extremadura, donde podremos degustar unas de las migas más conocidas de España. Las migas a la extremeña, también llamadas migas del pastor son un plato tradicional elaborado principalmente con pan duro chorizo y huevo.

 

 

Arroz a la Zamorana

Ya llevaremos muchos kilómetros a nuestras espaldas si llegamos a Zamora haciendo la Vía de la Plata. A estas alturas un arrocito nos sentará de perlas y más teniendo en cuenta la calidad de este. El arroz a la zamorana está muy ligado a la matanza del cerdo e incorpora muchos productos de este animal, como la oreja, y un buen sofrito de verduras para conseguir un sabroso arroz.

 

 

Cordero al Chilindrón

Regresamos al norte para no irnos nunca más. Navarra es la primera comunidad por la que pasa el Camino Francés en España y allí podremos probar algo tan rico como el cordero al chilindrón, que consiste en un estofado de verduras y tomate con carne de cordero cortada en trocitos. El pimiento choricero es uno de los culpables de su gran aroma.

 

 

Pulpo á Feira

Aunque en muchas ocasiones oiréis hablar de él como “pulpo a la gallega”, el nombre del plato en realidad es “pulpo á feira”. La receta del pulpo a la gallega es sencilla, pero no fácil: se debe introducir al pulpo en una olla grande donde se cocerá para ablandar su carne. Durante la cocción se debe sacar e introducir tres o cuatro veces para “asustarlo”, y pasado el tiempo de cocción se corta en rodajas de más o menos un centímetro, y se sirve en un plato de madera espolvoreado con pimentón picante, sal gruesa y aceite de oliva.

Junto a la ración de pulpo os recomendamos el acompañamiento de unos “cachelos” (patata cocida con su monda) espolvoreados también con sal, pimentón y un chorrito de aceite.

Uno de los lugares más concurridos a lo largo del Camino para probar este sabroso manjar es Melide. Allí se cruzan los peregrinos que hacen el Camino Francés con los que hacen el Primitivo y se sientan a tomar una ración, antes de llegar a Santiago de Compostela.

La dificultad del pulpo a la gallega reside en conseguir un punto de cocción ideal, no puede estar demasiado blando ni demasiado duro y, al servirlo, encontrar el toque justo de sal y pimentón. ¡Hacer un buen pulpo es todo un arte!

 

 

Cocido Lebaniego

Cantabria es tierra de grandes platos y uno de ellos es su cocido lebaniego. Es uno de los platos gastronómicos típicos de Liébana, en Cantabria (España) por donde pasa el cada vez más conocido Camino Lebaniego, que se puede coger en un desvío del Camino del Norte desde San Vicente de la Barquera hasta el monasterio de Santo Toribio.

Esta receta consiste en una base de garbanzo de potes, patatas y berza a la que se le acompañan los productos procedentes de la matanza del cerdo, como el chorizo, el tocino y la morcilla.

 

 

Fabada asturiana

Plato a base de faba asturiana (una variedad de judía) y embutidos como el chorizo o la morcilla. La fabada asturiana ha alcanzado tal importancia que es, según varios autores, una de las diez recetas típicas de la cocina española, a la altura de la tortilla de patatas, los callos o la paella. Irse de Asturias sin haber probado aunque sea una vez su fabada es un pecado, sobre todo si se quiere vivir la inmejorable experiencia de combatir el frío del invierno con un plato de esta delicia.

La fabada es un plato con muchas calorías, que en su día fue ideal para reponer fuerzas después de largas jornadas de trabajo. Un plato típico para los mineros asturianos que bien puede valer para recuperar toda esa energía dejada en la ruta. Una vez con el estómago lleno, ya podremos dormir una buena siesta. La jornada siguiente estaremos a tope.

 

 

Vieiras

Pero llegarás a Santiago y la tentación de comer marisco te asaltará por sus calles. Las vieiras son uno de los platos más característicos de la gastronomía gallega y serán un buen homenaje al final de tu Camino, ya que se sirven en la propia concha de la vieira que, además, es uno de los iconos más representativos del Camino de Santiago.

La receta consiste en servir cada vieira en su concha con un sofrito de cebolla, que se espolvorea de pan rallado para enviar al horno y gratinar.

 

 

Con las vieiras, acabaremos definitivamente de comernos el Camino de Santiago etapa a etapa. Ahora solo nos quedará pensar cómo explicamos el hecho de volver a casa con más kilos de los que nos fuimos después de haber caminado tantos kilómetros.

Esperamos que estes pequeños consejos que podéis seguir leyendo en nuestro blog, en Facebook, Twitter e Instagram, os sirvan para llenar de experiencias vuestro Camino de Santiago.

 

¡¡Buen Camino a tod@s!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario está siendo enviado, por favor espere.

El comentario se ha enviado, Gracias.

¡Buen Camino! Eso es lo que queremos en Correos, que los peregrinos puedan disfrutar al máximo de la experiencia del Camino y descubrir a través de nuestras postales nuevos lugares, historias, personas y experiencias sobre el Camino de Santiago.

¿Quieres recibir nuestras postales en tu correo electrónico?
¡Gracias por su suscripción!
El Camino con Correos
Historia del Camino
Compañeros del Camino
Cultura y tradiciones del Camino
Consejos para hacer el Camino
Lugares del Camino
Los valores del Camino en 12 meses
Extranjeros en el Camino